martes, 18 de noviembre de 2014

La conquista del Gran Nayar

por Raúl Enríquez Valencia


El Gran Nayar, complejo cultural ubicado al noreste del actual estado de Nayarit, aglutina a varios grupos étnicos coras, tecualmes, tepehuanos y huicholes quienes mantienen fuertes vínculos políticos y rituales entre sí.  La sierra del Nayar ha funcionado desde siempre como un perfecto fortín natural para las guerras.
El Nayarit colonial surgió como producto de una revitalización de grupos de la costa, el altiplano nayarita y la región caxcana a partir de la guerra del Mixtón de 1541. Los aportes tecnológicos y culturales de pueblos autóctonos, europeos y esclavos negros fortificaron la base de una sociedad compuesta que supo adaptarse y refuncionalizar su organización política.
En el siglo XVIII el Nayar se representó como una gran isla de idólatras, antropófagos y apóstatas cercada por el avance de los jesuitas; y éstos, los sacerdotes, con ayuda del ejército virreinal, lograron conquistarla en 1722. El apóstol Santiago definió la batalla final a favor de los cristianos. La tradición milenaria se recreaba para hacer patente que los dioses tomaban partido en la guerra. De la invocación a Santiago se esperaban mercedes que resolvieran las urgencias del momento: salud, buenas cosechas, la victoria sobre el demonio.
Desde entonces, los jesuitas trataron de extirpar la idolatría y desarrollaron una labor sistemática de evangelización hasta 1767, año de su expulsión. Con su retirada, la magia cristiana entró en un periodo de declive. La interpretación a posteriori y los prodigios fueron parte de la escritura y sentido del vencedor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El nuevo número impreso de Gaceta Cariátide Brevedades Literarias

El nuevo número impreso de Gaceta Cariátide Brevedades Literarias
Gaceta Cariátide Brevedades Literarias Año 5 Num. 13 Otoño 2015