martes, 29 de octubre de 2013

Clasificación de libros

Por Alberto Chimal


                                                                                                             en recuerdo de Nestor Curbelo


Los libros de futbol, escritos en el idioma de los nervios y los músculos: se redactan, claro, sin usar las manos.

Los libros de corazón, cuya materia es siempre dura, que manchan las manos, que siempre han salido con violencia.

Los libros atómicos: no pueden leerse ni con el microscopio más potente; los elogian como los mejores y más finos.

Los libros de sangre, que dañan a todos salvo a los lectores de un tipo preciso y no siempre fácil de determinar.

¿Libros de bilis? Lo peor no es que dejen ver el líquido sino que las amarguras y el rechinar de dientes se oyen.

Los libros de Gulliver: todos del tamaño de un ajonjolí salvo uno, en cuyo interior excavado había hecho su casa.

Los libros de Leda, de tapas cubiertas de plumas blancas y que son, todos, de aventuras eróticas.

Libros de "serial killer": asientos contables, sonetos místicos, cualquier cosa salvo lo que se ve en las películas.

Los libros de flores, que tanto placer dan la primera vez y huelen a podrido tras un par de semanas.

Los libros de deconstrucción, que vienen con los caracteres en una caja aparte; las páginas no se encuadernan.

Los libros terroristas, que explotan silenciosamente en la conciencia.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El nuevo número impreso de Gaceta Cariátide Brevedades Literarias

El nuevo número impreso de Gaceta Cariátide Brevedades Literarias
Gaceta Cariátide Brevedades Literarias Año 5 Num. 13 Otoño 2015