viernes, 21 de septiembre de 2012

Puerto


De tradición oral, escrita o virtual, el cuento es una invención que jamás desaparecerá. Siempre habrá historias qué contar, ya sean reinterpretaciones o nuevas fórmulas de la imaginación, pues hasta El Quijote de la Mancha se transforma en cuento al momento en que el lector lo sintetiza en amena charla sonora. Este género literario tiene tantas posibilidades como escritores hay en el mundo; de desarrollo directo o de trama laberíntica, con final esperado o con incógnitas, el cuento goza de la buena fortuna de la elasticidad temática y de la creatividad en su forma que permite la creación de lo inaudito de manera súbita y sorprendente. Estas virtudes son las que comparte con el humanismo, que en estos tiempos desaparece en muchas de las actividades del hombre. La libertad de expresión, el libre albedrío, la pluralidad y la comunión con el otro son motores que impulsan a respirar con constancia nuevos aires que traerán el interés hacia la reflexión y el trabajo: elementos base para derruir la intolerancia y la mezquindad que amenazan con levantar muros violentos y estáticos. Estos cuentos que publica Cariátide son ejemplos de la diversidad -por ende de la inteligencia-, que hace falta para forjar algunos instantes vitales, y derrumbar así la pereza con algunos guiños de felicidad.  
   
 
Gaceta Cariátide Brevedades Literarias
Año 2 Num 4 Primavera 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El nuevo número impreso de Gaceta Cariátide Brevedades Literarias

El nuevo número impreso de Gaceta Cariátide Brevedades Literarias
Gaceta Cariátide Brevedades Literarias Año 5 Num. 13 Otoño 2015